estándar-passivhaus

Estándar Passivhaus: los 5 principios básicos

El estándar Passivhaus ha obtenido gran popularidad desde su origen en 1988. En España, este tipo de edificaciones apareció a través de la asociación sin ánimo de lucro “Plataforma de Edificación Passivhaus” (PEP), la cual forma parte de la International Passivhe House Association y de EuroPHit.

La primera construcción en el país se realizó en el 2009 en Granada y, dada su popularidad y al ver los grandes beneficios que aportan estas construcciones, rápidamente empezaron a aparecer más proyectos con el estándar Passivhaus.

¿Y cuáles son estos grandes beneficios? Que son amigables con el medioambiente al reducir el consumo energético y aprovechar mejor la energía natural. Todo está diseñado para aprovechar al máximo los medios existentes y, concretamente, son capaces de disminuir hasta en un 75% las necesidades de calefacción y refrigeración.

Asimismo, cabe destacar que existen 5 principios básicos que te explicamos a continuación.

Los 5 principios básicos del estándar Passivhaus

1. Reducción de puentes térmicos

Un puente térmico es cada una de las desigualdades de aislamiento térmico existentes en la envolvente térmica del edificio (la parte de casa que está en contacto con el exterior), como consecuencia de la existencia de diferentes elementos constructivos o diferentes materiales en un mismo punto de la vivienda.

Estos puentes térmicos dan lugar a la aparición de “puntos fríos”, que se localizan en zonas como esquinas, ejes, juntas, etc., en las que se produce una pérdida considerable de energía y el riesgo de que se produzcan condensaciones.

Tal como dijimos con anterioridad, el estándar Passivhaus está diseñado para optimizar los recursos existentes y reducir el consumo energético, y con el arreglo de estos puentes térmicos se eliminan de manera efectiva los puntos fríos dentro de la vivienda, habitualmente, por medio de poliuretano.

Leer ahora  Curso Domótica en la Universidad

Por otro lado, además del ahorro de energía, la salud se ve beneficiada con estas construcciones pues, al reducir o eliminar los puntos térmicos, agentes nocivos como el moho o los hongos no se desarrollan.

casa-passivhaus-estándar

2. Recuperación del calor por medio de la ventilación mecánica

Otro punto básico del estándar Passivhaus es la aplicación de un sistema de ventilación mecánica controlada con recuperación de calor. Esto significa que no se necesitará un convencional sistema de radiador o similares para generar calor.

En una construcción pasiva se aprovecha el aire frío o caliente que entra en la casa y con el recuperador de calor se consigue mitigar la pérdida de temperatura y la renovación del aire interior, al extraer el aire viciado e impulsar hacia el interior el aire renovado.

Esto contribuye además a la preservación de un entorno saludable para los convivientes, al poder respirar un aire más limpio.

3. Hermeticidad al aire exterior

A través de una prueba de presión (ensayo Blower Door) los constructores verifican la hermeticidad del edificio. Estos resultados permitirán conocer la calidad de la construcción, así como la cantidad y el estado de las filtraciones de aire que tiene la misma, con el objetivo de corregirlo y mejorar su eficiencia.

Todo esto lo logran al sellar de manera correcta y con el máximo cuidado todas las juntas o espacios entre las uniones y fisuras que hayan podido generarse.

4. Aislamiento térmico completo

En las Passivhaus se puede llegar hasta a triplicar el espesor del aislante térmico que se les aplica con respeto al que utilizan las casas convencionales, pues si la construcción está bien aislada se garantiza que la demanda de energía se reducirá considerablemente (hasta en un 90%).

Leer ahora  Pentadom repite como ganadora del Premio Nacional de Domótica

Esto supone, además, que la vivienda mantendrá mejor la temperatura y será más confortable y no será necesario la instalación de sistemas de climatización.

5. Alta calidad y prestación en puertas y ventanas

La hermeticidad de la casa también puede verse damnificada en las zonas de las ventanas y puertas, por lo que en el estándar Passivhaus se destaca la necesidad de cuidar al máximo su ubicación y colocación durante el proceso de construcción. Asimismo, estos elementos también deben ajustarse a este estándar.

Interesante, ¿verdad? Está claro que las casas pasivas han llegado para quedarse y que cada vez es más importante la búsqueda de la mayor eficiencia y efectividad en el hogar. Por nuestra parte, desde Pentadom Edificios Inteligentes, nos ponemos a tu disposición si necesitas un sistema domótico e inmótico adaptado a tus necesidades.