Con la llegada del “Internet de las cosas” – es decir, la tendencia de que los dispositivos o elementos de una vivienda están conectados a la red, son cada vez más los usuarios desinformados que están pensando en domotizar su vivienda.

Si eres una de esas personas, te dejamos 10 consejos para elegir el mejor sistema domótico para tu vivienda.

1. Optimiza tus actividades rutinarias

1

¿Qué actividades haces de forma repetitiva cada día o cada semana? Apagas todas las luces, compruebas si las puertas y ventanas están cerradas, bajas todas las persianas cuando te vas a dormir, empiezas a ver la televisión en el salón y la terminas viéndola en la habitación, ajustas el termostato, organizas fiestas… Todas esas cosas se pueden optimizar con un sistema domótico.

No debemos tener el concepto equivocado de que la domótica es para gente perezosa. No consiste en sentarse en el sofá mientras varios robots lo hacen todo. Un sistema domótico permite a las personas vivir de una manera más eficiente mediante la automatización y supervisión de algunas de sus actividades más rutinarias, permitiendo aprovechar su tiempo en otras más importantes.

2. Conoce sus aplicaciones y ventajas

Si quieres tener el desayuno caliente preparado en la mesa al despertar… contrata un asistente. Si quieres que se cierre automáticamente la llave de paso si hay una fuga de agua y recibir un aviso,  conectar la alarma de casa desde tu oficina porque te habías olvidado o cerrar todas las persianas de la casa cuando anochece, lo que necesitas es instalar un sistema domótico. A menudo las personas desconocen las múltiples aplicaciones que ofrece y lo útil que resultarían en su caso particular.

3. Piensa en lo que cuesta tu tiempo y lo que estás dispuesto a invertir para conseguir más.

Si bien existen algunas opciones de “bricodomótica” en el mercado, en la mayoría de los casos se necesita invertir muchas horas y esfuerza, sin la seguridad de que al final el sistema va a funcionar como tenías pensado. ¿Estás dispuesto invertir ese tiempo en el aprendizaje del sistema y la posterior instalación, sin garantías, o quieres entrar en casa y encontrar que todo está montado y funcionando?

4. Documéntate bien.

En la red hay múltiples ejemplos de viviendas en las que se utilizan diferentes tecnologías. Por ejemplo, en nuestra sección de Proyectos encontrarás referencias en las que se ha instalado domótica. También tienes a tu disposición en la sección FAQ, una lista de preguntas y respuestas más comunes que te pueden ayudar a aclarar conceptos y, por último, puedes encontrar en nuestra sección de Solucionesmuchos ejemplos de aplicaciones útiles que se pueden conseguir gracias a la domótica.

5. Visita a un profesional para explicarle tus necesidades y conocer sus propuestas.

Esto punto es importante. Pídele al integrador que te haga una demostración de los sistemas que propone. Como en nuestro caso, los hay que te invitan a visitar una casa real con domótica y te explican su funcionamiento, pudiendo así ver con tus propios ojos las ventajas y aplicaciones útiles en un caso real. Descubre cómo el integrador puede convertir la casa de tus sueños en una realidad.

6. Asegúrate de que tenga acceso desde internet

¿Quieres supervisar el estado de tu casa cuando estás fuera? ¿Quieres ser capaz de abrir la puerta de casa desde tu oficina? ¿Quieres asegurarte que se han quedado todas las luces apagadas y persianas bajadas lanzando un una escena de apagado general desde otra ciudad? Estas y muchas otras son las nuevas características que proporciona el acceso remoto a tu vivienda. Asegúrate que el sistema domótico que elijas tenga acceso a través de Internet!

7. Piensa en el futuro, que sea un sistema ampliable y duradero

Asegúrate de que el sistema que se instale sea ampliable y escalable. En la mayoría de los proyectos los usuarios necesitarán añadir más dispositivos o nuevas funciones. Es de vital importancia la elección de una tecnología perdure en el tiempo y tenga la posibilidad de ampliarse fácilmente. Nosotros trabajamos con los estándares de domótica más importantes como son el KNX y el Z-WAVE, los cuales cubren esos requisitos.

8. Selecciona los productos y servicios

Aquí es donde empieza a ser divertido escoger lo que quieres. El profesional te ofrecerá varias opciones y tú deberás ir confeccionando el carrito de la compra en función del nivel de domotización que necesites y el presupuesto del que dispongas.

8

9. Déjate asesorar

No trates de imponer tus criterios por encima de todas las cosas. Si contratas a un profesional para domotizar tu casa, deja que haga su trabajo. Si has decidido acudir a un profesional externo es porque no tienes los conocimientos o el tiempo para dedicarte a esta labor. La buena y fluida comunicación entre tú y el integrador es de vital importancia para conseguir el éxito en el resultado del proyecto.

10. Aprende cómo funciona y disfrútalo

Una vez finalizada la obra, es importante que prestes atención al profesional que te explicará cómo funciona el sistema (aparte de entregarte toda la documentación por escrito). Asegúrate también de que todos los miembros de la familia lo sepan utilizar, y por último, siéntate, coge tu iPad, toca algunos botones y disfruta.