Domótica para arquitectos

La domótica es una rama de la ingeniería que permite dentro de un edificio disponer de instalaciones que automatizan gran variedad de funcionalidades. Por ejemplo mejorar el confort de los habitantes, ahorrar energía, aumentar la seguridad del edificio, y realizar el control y monitorización de las instalaciones de un edificio.architecture_work

También otorga nuevas herramientas para la creación y el diseño al gremio de la arquitectura. Esto se traduce en una ampliación de posibilidades para todo tipo de edificios y viviendas. Por tanto, es necesario contemplar desde el principio del proyecto las nuevas instalaciones, estándares y consideraciones a tener en cuenta para poder incorporar las últimas tecnologías a un proyecto con total garantía.

Introducir la domótica en un proyecto nos da, por muy poca inversión, un gran abanico de beneficios y permite desmarcarse a la empresa de su competencia sin que suponga grandes costos, potenciando también la imagen de empresa innovadora.


Ventajas de la domótica:

  • Control total de todos los servicios y dispositivos de la edificación: iluminación, climatización, seguridad, etc.
  • Importante ahorro energético par la edificación. El ahorro estimado con un sistema domótico básico es del 20% como mínimo, otorgando una rápida recuperación de la inversión.
  • Reduce el coste de planificación y diseño del proyecto respecto a una instalación convencional. Los esquemas de iluminación, seguridad, etc. se simplifican facilitando también el proceso de instalación.
  • Dada la alta flexibilidad que poseen los estándares domóticos, el sistema es ampliable en cualquier momento y sin grandes costes.
  • Las nuevas y avanzadas tecnologías inalámbricas permiten integrar la domótica en un hogar o edificio sin necesidad de grandes reformas. Para el caso de obra nueva, las posibilidades aumentan exponencialmente.
  • El sistema domótico es instalado y programado por un técnico de acuerdo a los requerimientos del cliente y una vez funcionando no es necesario ningún conocimiento técnico por parte del usuario final.
  • El sistema puede ser reprogramado con facilidad y en cualquier momento para optimizar el manejo de energía o adecuarse a las necesidades del cliente.
  • El sistema domótico utiliza la red eléctrica de 220V posibilitando una rápida instalación.

Para explotar al máximo las infinitas posibilidades que nos ofrece la domótica y conseguir una instalación óptima, es importante el trabajo conjunto del arquitecto y el integrador desde el comienzo del proyecto.

Incluyendo la domótica desde el inicio en el proyecto de arquitectura, los arquitectos brindan más opciones al cliente y su trabajo se ve simplificado, permitiendo una edificación más sostenible, eficiente, confortable y accesible.